jueves, 6 de diciembre de 2012

Y muerde.

Digamos que desde que eras pequeño, siempre quisiste tener un león. Y esperas, y esperas, y el león no aparece. Pero entonces aparece una jirafa. Puedes quedarte solo o puedes irte con la jirafa.
 
Esperaré al león.

 Hasta que llega, y muerde.



sábado, 28 de abril de 2012

La petite mort


También conocida como "La pequeña muerte" o "La petite mort" en francés, hace referencia al período refractorio que ocurre después del orgasmo sexual. Este término ha sido interpretado generalmente para describir a la pérdida del estado de conciencia o desvanecimiento post-orgásmico que sufren las personas en algunas experiencias sexuales.

 De manera más amplia se puede referir al gasto espiritual que ocurre luego del orgasmo, o a un corto período de melancolía o trascendencia, como resultado del gasto de la "fuerza de vida".




Bajo las piedras hay flores que todavía no han nacido.

martes, 7 de febrero de 2012

Calor siberiano.


Desde el jeens y convers que inancalzan las rodillas, aún cuando he perdido ya la cuenta de mantequilla y pavo… miro la bola de rayas en el sofá, tu jersey digo, y me apresuro a disimular recogiendo el culillo de café de las tazas, escuchando las últimas gotas de la ducha…

… ¿y ahora cómo se continúa?

Saltando por la ventana, Valiente.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Lucha de gigantes.


La cafetera.



Entre circuitos de calor intermitente, caen los segundos, esperando que suene a eso de las 8:45. Con suficiente tiempo para colmar el ambiente con aroma a café. Bajo la montaña de tostadas y cojo un avión rumbo a Laponia.

sábado, 9 de julio de 2011

Absurda sensatez



O bien de lo sensato del absurdo.
Días.
Más bien día(s). De efímera reflexión.
Acuosas despedidas.
De me da igual la hora.
De calor. De menos ropa.
De vulnerabilidad por doquier.
De ti.
De piano, mucho piano.
De una perforación, por ejemplo.

martes, 25 de enero de 2011

Descubriendo a ñoñipunk


Paso la página para empezar a garabatear la siguiente hoja en blanco. Releo inconforme ya que algo me llama la atención e incluso llega a incomodarme. Ah sí, qué frialdad por mi parte al emplear el término “siguiente” cuando de sobra sé que no es la continuación de nada anterior al décimo mes del año…
Hacía tiempo que escribir no estaba en mi lista de prioridades, ¿ganas? ninguna, la felicidad me bloquea la inspiración… esto... quiere decir… que… No. Es sólo que me apetece que estés revoloteando en mi cabeza hasta que me vaya a las cuatro a clase de evolución. Cada noche, tengo que hacer un gran esfuerzo para quedarme leyendo, por eso ayer me puse tu pijama y tu olor desconcertaba mis sentidos.

Y voy despacio dando tiempo a que se ajuste entre nosotros el espacio, lentamente en mi planeta se hace etéreo, viajo a un mundo en que no existe otra cosa que no sea su su su su su su cuerpo…